Ibagué Festival
Música | Ibagué Festival/El Festival /¡Ibagué: ¿musical y turística?!

Blog

¡Ibagué: ¿musical y turística?!

Fuente: elnuevodia.com

Porque esta “Villa de Ibagué del Valle de las Lanzas”, que desde sus orígenes fue rica en paisaje, presenta hoy un haraposo y desaliñado aspecto que dificulta su conversión en “ciudad destino” para los eventuales turistas, como fácilmente se advierte en la incoherencia de su arquitectura y lo corroboran sus destrozadas calles, la falta de uniformidad de sus andenes, sus inconclusas y mal trazadas “avenidas”, sus pésimos servicios públicos, -sobre todo el agua-, sus descuidados monumentos  y la invasión que de sus antejardines han hecho los raizales; sus “aéreas” redes de energía cubiertas de líquenes; el farragoso tráfico automotor, su bullicioso y anárquico comercio tanto el formal como el ambulante y su rampante inseguridad, todo esto acentuado por los problemas sin cuento que le genera el arribo paulatino de un flujo de desplazados, producto de las varias violencias que padece el país y del desgobierno del vecino país Bolivariano.

E igual sucede con nuestra fama de “Ciudad Musical” sobre la cual se dice descansa nuestro orgullo, que no hemos sabido explotar racionalmente en beneficio propio para atraer a las gentes que gustan de la música, que podrían llegar hasta nosotros si tuvieran la certeza de que aquí van a encontrar a calificados intérpretes de variados géneros, en eventos bien programados y en sitios decorosamente adecuados al efecto, tal como lo logrado por los solitarios esfuerzos de Julia Salvi, Doris Morera,  César Zambrano, o los que de cuando en cuando convoca nuestro conservatorio.

Distantes de lograr su institucionalización como el Mardi Gras de New Orleans, en aquella ciudad de los Estados Unidos, o el carnaval y las “escolas de samba” en Rio de Janeiro y Salvador, Bahía, en el Brasil, o el carnaval en Venecia, en el Véneto en Italia, o el de “la arenosa” en Barranquilla, o  tantos otros sitios del orbe que han luchado por hacer de la música y el folclor, los más importantes factores de turística seducción a través de eventos que conciten el interés colectivo.  

Así que para transformar a Ibagué en una ciudad verdaderamente atractiva para el visitante no basta con desearlo y salir a proclamarlo, como lo hacen cada cuatro años los aspirantes a corporaciones públicas o a la alcaldía en trance electoral, o la altisonancia de nuestros comunicadores, ya que son innúmeras las acciones que en ella, todos a una, falta adelantar para lograrlo.

Integrando esfuerzos para enlucirla y reparar los deterioros de los pocos logros alcanzados hasta hoy en su ornato, asistidos de ánimo y espíritu cívicos y sin olvidar que Ibagué es la ciudad donde discurre un río de agua suelta y fácil que la refresca y la baña que tenemos que incorporarlo al paisaje urbano y que ésta debe ser cada vez más la ciudad de los ocobos si nos dedicamos a su siembra -árboles  que en sus períodos de florescencia como el actual, contribuyen a protegerla de las inclemencias del tiempo y a embellecerla-, como hoy lo hace Barranquilla, y por sobretodo que aquí van a encontrar, como lo señalaba en evocador poema la recia voz del “padre” Emilio Rico “…la arcilla morena y el prodigio móvil de sus mujeres”, que podrían llegar a hacerle olvidar a los foráneos la magnitud de su descompostura urbana.

MANUEL JOSÉ ÁLVAREZ DIDYME-DÔME

Written By: Jorge Rondon

No Comments

Leave a Reply